Imagina que llegas a la recepción de un hotel y delante está una persona en el mostrador para registrarse  y suelta estas preguntas:

Ciberseguridad,

Un “cibercriminal” no entrará a pecho descubierto con este anuncio por delante, sería una diana en el pecho. Ya sabemos que la policía no es tonta. Sin embargo, podría ser el huésped de la habitación contigua y no irá vestido de malo.

En pos de la hiper-conectividad, se sacrifica la seguridad de los datos personales y hasta corporativos, se pierde muchas veces la perspectiva y comienza el gran maratón de conectarse a toda costa.

Debemos tomar las precauciones y formar a nuestros adolescentes y a veces niños, que ya manejan las redes sociales, de la responsabilidad que conlleva el uso de las mismas.

Como sugerencia, limpiar el teléfono de todos los datos sensibles, (cuentas de banco, claves, bandejas de correos electrónicos), desactivar el bluetooth y no conectarse libremente a cualquier wi-fi, si puedes entrar, dejas que entren en tu sistema también….como medidas simples y para todo usuario.

Usar las redes sociales, si. ¡con cabeza! y seriedad, aunque sin perder el sentido del humor.

Ciberseguridad

Anuncios