En todas las organizaciones una de las amenazas latentes es la de la fuga de información, claro hablamos de la información sensible, la  que puede desestabilizar la continuidad de negocio de una empresa.

Si no está claramente definido en el Plan de Comunicación de la empresa quien es el portavoz de la misma y cuáles son los términos bajo los cuales se comunica con el exterior, en cualquier momento puede sorprendernos contradicciones y perder credibilidad en la organización.

Además de ser potenciales víctimas de pishing, malware, troyanos y virus, también está la amenaza de una mala gestión de la comunicación por parte de los empleados de la organización o incluso familiares de éstos, ahí reside la importancia de gestionar la información sensible de la empresa, solo con las personas competentes a cada área, responsables a su vez de la custodia de la misma.

Vídeo de Fuga de Información

La política de mesas limpias en las organizaciones, tiene su sentido y es una de las mejores prácticas que se pueden implementar en todas las empresas, demostrando el respeto sobre la información que se maneja.

Tener reuniones puntuales con los responsables de prensa o simplemente valorar que tipo de comunicación maneja y si sigue alineada a los objetivos de la empresa, en ambos casos escuchar realmente el feed-back que se obtiene del “público objetivo” y redirigir acciones si se está perdiendo el camino.

Es muy fácil extraviarse, para ser más amigable con los clientes y caer en familiaridades, lo que en algunos casos puede permitir la frivolización de una marca.

En pocas palabras, conversa con tus clientes, no te dediques a “spammear” con tus productos o servicios y sé coherente interna y externamente con la comunicación empresarial.

 

Anuncios